Entrevista con el Doctor Javier Fernández-Palacios, creador del proyecto África Plástica

La Fundación Martínez Hermanos, apoyada, al igual que en otras ediciones, por varios miembros del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Doctor Negrín, celebrará muy pronto la tercera edición de África Plástica. Liderada por el Doctor Javier Fernández-Palacios, creador del proyecto, esta nueva expedición partirá el próximo 16 de noviembre y realizará tantas consultas e intervenciones como sea posible hasta el 30 de noviembre. 

Para ir abriendo boca y conocer más detalles sobre qué es África Plástica y lo que supone para el pueblo de Guinea Ecuatorial, hoy traemos una entrevista con el Doctor Javier Fernández-Palacios, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, y con una gran reputación a nivel internacional. 

¿Qué es y en que consiste el proyecto África Plástica? 

El proyecto “África Plástica” acogido en la Fundación Canaria del Colegio Oficial de Médicos de Las Palmas centra sus objetivos  en la cooperación internacional proporcionando a través de misiones quirúrgicas, atención especializada en cirugía plástica y reparadora. El objetivo quirúrgico abarcaría patología específica como secuelas de quemaduras, secuelas de de traumatismos, úlceras crónicas de extremidades, malformaciones congénitas, tumores cutáneos y de partes blandas, todo ello con el fin de mejorar la salud a población que tiene dificultades para acceder a servicios médicos tan especializados.

¿Cómo surge la iniciativa?

Tras varias iniciativas personales acogidos en distintas ONGs y en especial tras una misión quirúrgica en la República Democrática del Congo decidimos vehicular nuestra ayuda de manera más eficiente y a destinos más específicos mediante organización propia. Nuestros destinos prioritarios son lógicamente los países africanos en vías de desarrollo, que además es nuestro hinterland natural.   Precisamos tan solo de una contraparte local en el país de destino que colabore con nosotros. El equipo quirúrgico y el material necesario para desarrollar la misión corre de nuestra parte.   

 ¿Porqué decide personalmente embarcarse en el proyecto?

Realmente, como dije antes, es solo la consecuencia de haber colaborado en muchas misiones previamente. La cirugía plástica recobra en el tercer mundo los fundamentos originales de su creación: Atención al malformado y reparación de las secuelas postraumáticas. Nosotros podemos acercar esas soluciones a quien más lo necesita. 

 ¿Cuál ha sido su mayor desafío y su mayor recompensa? 

Los mayores desafíos son evidentemente los relacionados con nuestra responsabilidad quirúrgica – operar satisfactoriamente patología que ya no vemos en nuestro medio – y la mayor recompensa es evidentemente el conseguirlo. En el caso de los niños ambos conceptos – desafío y recompensa – elevan sensiblemente su magnitud. 

 ¿Cómo se prepara emocionalmente para enfrentarse a situaciones tan adversas?  

Tenemos una sistemática organizativa que nos permite saber de antemano con que nos vamos a encontrar. Nuestra responsabilidad se inicia cribando los que es quirúrgico de lo que no. La prioridad quirúrgica también debe ser establecida. La colaboración y comunicación con los médicos locales es fundamental. Procuramos no dejar espacio a los condicionantes emocionales.  

¿ Qué espera sobre esta nueva expedición?

Que sea tan buena y productiva como las dos anteriores.  

¿Qué ha supuesto para ti y para el grupo esta experiencia? ¿Qué mensaje trasladarías a otros compañeros de profesión para que se animen a participar en iniciativas como esta?

Una gran satisfacción. Una sensación de trabajo bien hecho. Una contraparte local, sustentada en la Fundación Martínez Hermanos,  inmejorable. Mucha profesionalidad y responsabilidad en el personal guineano. Santiago Abaga, médico de SOS Aldeas Infantiles es nuestros ojos y manos cuando ya no estamos. No necesitamos animar a nuestros compañeros  a participar. La mayoría quiere colaborar motu proprio.