Image

Carta de la Directora

Hace cinco años, fruto de la inquietud y compromiso del Grupo Martínez Hermanos con la sociedad ecuatoguineana, nació la Fundación Martínez Hermanos, un proyecto que tengo el honor de dirigir. 

Desde ese momento nuestra Fundación se ha convertido en el rostro más amable del Grupo, el escenario de su acción social y afrontando retos educativos, sanitarios y de infraestructuras destinados a contribuir al desarrollo de Guinea Ecuatorial. De esta forma, además correspondemos a la acogida que este país ofreció a nuestros patronos hace ya más de ocho décadas. 

De todos los ámbitos en los que intervenimos quisiera destacar el de la infancia, la esperanza y futuro de un país que aprecia el sentido y valor de la familia, cuidando con esmero y dando gran protagonismo a los niños. Esta 

preocupación por los más pequeños es el eje fundamental sobre el que pivotan los proyectos de nuestra Fundación. Es en los niños donde reside el futuro de la humanidad. 

Gracias a una planificación meditada y a la implicación de todo el equipo, en este tiempo hemos podido llevar a cabo innumerables iniciativas en nuestros diferentes ámbitos de actuación. La estrecha colaboración con otras organizaciones que desarrollan su actividad en el país y con equipos de variada naturaleza, que altruistamente se han puesto a nuestra disposición, han confluido para que se hayan alcanzado los objetivos fundacionales. 

La amabilidad y gratitud propias del pueblo ecuatoguineano se han visto correspondidas por la implicación de sus organismos nacionales y del sólido tejido empresarial que comunica Guinea Ecuatorial y España. Indudablemente, la energía y el tiempo que el equipo destina para sacar adelante los proyectos de la Fundación también quedan ampliamente recompensados por las experiencias que vivimos durante su desarrollo. 

Aprovecho esta oportunidad para agradecer a todo nuestro equipo y entidades colaboradoras su adhesión a nuestro compromiso. Los resultados actuales y los que conseguiremos en el futuro son fruto, en gran medida, de esta contribución. Y animo a estas entidades y a otras que puedan sumarse a hacer realidad ese futuro mejor que necesita Guinea Ecuatorial pues, según Jean de La Bruyère, ‘La generosidad no consiste en dar mucho, sino en dar a tiempo’. 

Rosa MartínDirectora de Fundación Martínez Hermanos