Image

Carta del Presidente

La Fundación Martínez Hermanos, la cual presido con inmenso orgullo y satisfacción, supone la culminación de una filosofía y visión empresarial familiar que se remonta a más de noventa años atrás, cuando mi familia comenzó su negocio comercial en Guinea Ecuatorial, estableciendo unos lazos sólidos y de hermandad entre España y este país. Actualmente, con su 4a Generación, entendemos que debemos plasmar ese lazo de hermandad en acciones solidarias y transmitir nuestros valores, presentes también en el Grupo Martínez Hermanos. 

Desde sus comienzos, la Familia Martínez trabajó unos principios y valores que se han fomentado y arraigado en lo que es hoy un grupo empresarial altamente competitivo, que valora a su equipo humano como uno de sus principales activos. Estos principios se convierten en un compromiso constante de todos y cada uno de sus empleados y directivos con la sociedad guineana, siempre dispuestos a ayudar allí donde se necesite. En todos estos años, nuestro Grupo ha participado en infinidad de proyectos de 

ayuda humanitaria, pero especialmente en estos cinco últimos años, gracias a la creación de nuestra Fundación, que ya contabiliza más de un centenar de donaciones de material escolar, más de 10 campus deportivos desarrollados, ha participado en la creación y mantenimiento de más de 15 escuelas y hospitales, además de varias expediciones médicas humanitarias que suman más de 1500 consultas y más de 500 intervenciones quirúrgicas. 

El pueblo ecuatoguineano lleva a España en su corazón, además de compartir su idioma, cultura y tradiciones, es un pueblo agradecido de ese legado y abierto siempre a todo el cariño y ayuda que recibe en cada una de las acciones que desarrollamos. 

La Fundación que hoy presido pretende trasladar un mensaje de esperanza y fe para el pueblo de Guinea Ecuatorial, señalando con sus acciones el camino para hacer posible un mundo mejor, más justo y equitativo. Y en este sentido, hacemos nuestro el pensamiento de Teresa de Calcuta: “Al morir no se nos recordará por la cantidad de trabajo que hicimos, sino por el amor que pusimos en el mismo“. 

Desde estas líneas invito a otros grupos empresariales a contribuir con decisión a la construcción de un mundo mejor, brindándoles la oportunidad de participar en este proyecto ilusionante, con los recursos que les sea posible para satisfacer las necesidades de los sectores ecuatoguineanos más necesitados, y me permito hacer mías las palabras de nuestro maestro y colaborador Luis Galindo: “Quien quiere algo encuentra el medio y quien no quiere hacer nada, siempre encuentra la excusa.” Aprovecho también la oportunidad para agradecer, una vez más, a todas las personas que hacen posible el trabajo de nuestra Fundación, tanto en España como en Guinea: embajadores, proveedores y patrocinadores que colaboran en los proyectos y a todos los que comparten nuestra ilusión, alegría y confianza en un futuro mejor. 

A todos, ¡MIL GRACIAS! y no dejemos de creer que nuestra contribución, por pequeña que sea, hará que nuestro mundo sea un poco mejor.

José A. MartínezPresidente